Esta es su historia

Gracias Abdul

Hace unos años, era un atleta consagrado y un estudiante universitario de Derecho con un buen futuro. Desde que huí de Siria con mi familia hace 10 meses, he estado viviendo como refugiado en la ciudad de Urfa, en el sur de Turquía. A uno de mis hermanos mayores, Mazen, le dispararon en el cuello durante el conflicto y quedó paralizado. Otros siete familiares y yo nos turnamos para cuidarlo en un apartamento en mal estado ubicado en las calles serpenteantes de la antigua ciudad. Con mi historial como deportista, encontré primero empleo en un polideportivo. Mi salario mensual de 250 dólares cubría el alquiler y dejaba un pequeño excedente para comprar alimentos para la familia. Pero perdí el trabajo. Hace semanas que recorro mercados, empresas y tiendas en busca de cualquier tipo de empleo. Yo soy sólo uno de los refugiados sirios que viven en la antigua ciudad. Las autoridades turcas han registrado a unos 46.000 refugiados y estiman que podría haber al menos otros 20.000 no registrados. La suma de esas cifras equivale a más del 10% de la población de Urfa. Según el gobierno, en Turquía hay 200.000 refugiados sirios viviendo en campamentos, mientras que más de 460.000 viven en áreas urbanas. Cuando llegamos, los turcos fueron muy generosos. No teníamos más ropa que la que llevábamos puesta. Alabado sea Dios, nos ayudaron.

Gracias Abdul